Historia del anillo de boda

Historia del anillo de boda

El anillo de boda simboliza el compromiso entre los esposos que forman una alianza matrimonial. A lo largo de la historia, esta costumbre ha sufrido cambios hasta llegar a los actuales anillos de oro.

 

El anillo de boda es un símbolo empleado para materializar el compromiso entre los esposos.

Según la costumbre, los novios deben hacer entrega mutuamente de los anillos que simbolizan la alianza matrimonial y se colocan en el dedo anular de una de ambas manos, de acuerdo a las tradiciones locales.

 

La historia de los anillos de boda:

En las civilizaciones primitivas, el esposo ataba los tobillos y muñecas de la novia con cuerdas confeccionadas con hierbas. Este ritual significaba que el alma de la mujer no lo abandonaría con rapidez.

Con el paso del tiempo, la costumbre fue evolucionando y las ataduras pasaron a ser de cuero y posteriormente de piedra pulida, por ser un material más duradero.

El escaso atractivo de la piedra llevó al empleo de metales para confeccionar los anillos. En principio se utilizó el hierro, que fue sustituido paulatinamente hasta llegar al oro.

Existen registros que muestran que el uso del anillo de boda se empleaba en el antiguo Egipto. Según la tradición, la argolla entregada servía para proteger a la novia de los malos espíritus. Su forma circular simboliza la eternidad (por carecer de principio y final).

En el siglo III a.C., los griegos comenzaron a utilizar los anillos en el dedo anular, debido a que pensaban que por allí pasaba la vena que va al corazón, con lo cual estaba en contacto directo con los sentimientos.

El uso de los anillos era popular entre los nobles romanos, no sólo como ornamento, sino también como sello, para lacrar cartas entre otros usos. Por ser un objeto que tenían siempre a mano, solía utilizarse como intercambio en la celebración de contratos, de allí que comenzara a utilizarse como prenda que sellaba el compromiso de matrimonio. Este anillo se utilizaba también para sellar las arcas, los cajones y los utensilios que se conservaban en las despensas junto con los alimentos, para evitar la pérdida y sustracción por parte de los esclavos.

En la Edad Media, cuando un hombre deseaba casarse con una mujer, debía ofrecer una dote a su familia. Si el novio obsequiaba un anillo de diamante y la novia lo usaba, significaba que se casarían antes de un año.

En la actualidad, la pareja intercambia anillos de oro durante la ceremonia de la boda, aunque el material y formato del anillo no está sujeto a reglas. Esta costumbre está cayendo en desuso debido a diversos factores socioculturales.

Calificación:
reservar hoteles
Recomendamos Leer

Para que un amor perdure, es necesario alimentarlo constantemente con mucho...

0 Comentarios
  • No hay comentarios hasta el momento. Se el primero en comentar!

Dejar comentario
Suscribirse